viernes, 26 de agosto de 2016

Cuaderno de notas (XCIX) El descabello según Roberto Domínguez

Roberto Domínguez con el estoque de descabellar en la mano


"Lo del descabello fue como el broche de mi última época. Fue como la recopilación de estos cinco años, una forma de estar de verdad, con ese talante distinto con el que afronté mi última etapa.

En muchas faenas en que intentaba el dominio y no salían los pases tan templados como quería, el público valoraba mi forma de lidiar, de andarle a los toros (...) El descabello fue un elemento que sirvió para distinguirme, cuando nadie se había distinguido en esa suerte; por eso me pareció importante

Ahondé en hacerlo con una preparación previa, porque vi que la repercusión de mis descabellos era aceptada por el público. Además, con esa forma se alargaba la lidia; no se producía un corte que hacía esperar a la gente. 

El descabello corriente puede emborronar una gran faena, pero no tiene posibilidad de agrandarla. En mi caso, sí, e incluso de hacerla mejor de lo que fue"

Declaraciones de Roberto Domñínguez en ZUMBIEHL, François "La voz del toreo" ( 1ª ed., Madrid, Alianza Editorial, S.A., 2002. Página 185)

sábado, 20 de agosto de 2016

Ayer en la Malagueta toreó Paquirri

Por Jose Morente


Cayetano hizó ayer en Málaga derroche de valentía y casta toreras recordando a su padre, Francisco Rivera "Paquirri" (Foto de Alex Zea para la Opinión de Málaga)

Es Cayetano Rivera Ordoñez, torero de gusto y empaque. Por eso de los dos hermanos Rivera es el que más recuerda a su abuelo, Antonio Ordoñez y, sobre todo, a ese otro Cayetano, el Niño de la Palma que tantas expectativas despertó cuando debutó en Madrid.

Sin embargo, Cayetano, además de esas cualidades atesora y desborda casta, mucha casta. La misma casta que tenía y derrochaba su padre, Francisco Rivera, el llorado "Paquirri".

Así le vimos en la goyesca de Ronda el pasado año y así le hemos visto ayer en la Malagueta, con toros de Victoriano del Río, con la misma ambición, valentía y casta de su padre, al que nos lo recordó durante toda la tarde.

Ayer, en Málaga, no toreó Cayetano. Ayer, en la Malagueta, toreó Paquirri.


viernes, 19 de agosto de 2016

El toreo no es graciosa huida sino apasionada entrega

Por Jose Morente



La huida (pocas veces graciosa) ha sido consustancial al toreo de ayer, hoy y mañana, lo que provoca la indignación de los aficionados más propensos a indignarse. En la imagen de arriba (de Gregorio Torres para la Opinión de Málaga) Morante en una espantá ante un toro de Domingo Hernández. En la imagen de abajo, la clásica espantá de Rafael el Gallo en una fotografía publicada en facebook por Pepe Sanchez Mejías.

En el toreo pocas cosas no están ya inventadas. Desde el descaro en la huida hasta el pundonor en la entrega, los referentes del toreo antiguo se multiplican en el de nuestros días.

Pero como dijo Pepe Alameda, maestro de maestros de la crítica taurina, "el toreo no es graciosa huida sino apasionada entrega".

La huida (ya sea la de Rafael el Gallo o la de Morante) pocas veces tiene gracia aunque sea consustancial a la Fiesta y puede que necesaria.

La entrega (desde Manolete a Roca Rey) es la base del toreo. La apasionada entrega de los toreros entregados (en todas las plazas y con todos los toros) es la que hace cada día más grande a la Fiesta.




En la imagen de arriba, Roca Rey cae inconsciente después de ser cogido por un toro de Garcigrande en Málaga, ayer (Fotografía de Gregorio Torres para la Opinión de Málaga). 
En la de abajo, Manolete inconsciente después de ser cogido por un toro de Curro Chica en Alicante (Fotografía de Cano). 


jueves, 18 de agosto de 2016

¡Gracias, torero!

Por Jose Morente

Por fin llegó el premio de la faena mágica y soñada (Fotografía de Pablo Cobo)

Si existe, en el toreo un camino de máxima dureza es ese por el que transitaron el negro Frascuelo, Manuel García el Espartero, Antonio Montes, Juan Belmonte y más recientemente José Tomás

Es el camino de la máxima entrega, la senda de los toreros valientes. Aquellos de insobornable concepto. 

Por ese durísimo y exigente camino discurre la trayectoria de Saúl Jímenez Fortes desde que se iniciara de novillero. Es el camino de los elegidos pero donde el torero tiene muy pocas papeletas de llegar a conseguir lo que pretende.

Que no es, como suponen, algunos inmolarse o suicidarse ante el toro. Ni eso era lo que pretendía Belmonte, ni eso lo que ha buscado siempre José Tomás. Lo que buscan realmente esos toreros, los toreros de esa cuerda es bien diferente, no por ello menos terrible, se trata sencillamente de llegar a la perfección por la vía de la entrega y la pureza.

Y, como el esfuerzo, tiene recompensa y los méritos, deben tener premio, ayer en Málaga, la recompensa y el premio le llegaran a Saúl vía un magnífico toro de Torrealta, boyante y entregado hasta decir basta y que propició ese toreo que sólo es posible en este tipo de toreros cuando los astros entran en conjunción astral y los hados les son propicios. Lo que no siempre ocurre.

Ayer, .

Saúl hizo la faena soñada. Por el y por quienes siempre hemos confiado en su apuesta.

Tenía que llegar y llegó, La faena perfecta y mágica. La que se merece por toda su trayectoria. Su mejor faena. 

¡Gracias, torero!

¡Nunca el toreo fue tan sentido y bello, tan suave y encajado, tan parsimonioso y templado!

miércoles, 17 de agosto de 2016

Así está el toreo

Por Jose Morente


Así está el toreoEl quite de Roca Rey en San Sebastián (Fotografía de André Viard para Aplausos)

Mientras los agoreros, de dentro y de fuera, siguen empeñados en destruir el tan trabajado y centenario edificio del toreo, los buenos toros y los buenos toreros son la única garantía de continuidad de esta fiesta hecha a base de mucho sudor, mucha dureza, mucho riesgo y mucha (a veces, demasiada) sangre.

No se muere el toreo. Cuestión distinta es que sean tantos, fuera y -repito- dentro, los que, movidos por intereses bastardos, estén empeñados en apuntillarlo.

Pero, por suerte para los aficionados desprejuiciados y los públicos entusiastas. el toreo, el buen toreo, y pese a quien pese. está pletórico y goza de una espléndida salud. 

A las pruebas (la prueba es, en este caso, este espectacular y espléndido quite de Andrés Roca Rey en San Sebastián, publicado en youtube por jabonero claro), nos remitimos.


martes, 16 de agosto de 2016

Sí a los toros

Por Jose Morente



Si queremos que el año próximo se cuelguen carteles como este en las paredes de Donosti hay que votar SÍ a los toros. Está en juego algo más que la continuidad de una fiesta tradicional.
Me informa Ángel Berlanga por whassaps que el Diario Vasco está realizando una encuesta previa a la consulta que, sobre la continuidad de las corridas de toros en San Sebastián, pretende realizar el alcalde de esa ciudad, Eneko Goia, quien ya señaló en abril que la plataforma antitaurina que promueve la realización de una consulta sobre la celebración de corridas en el coso municipal de Illunbe había reunido las firmas necesarias para llevar a cabo esta votación, que podría celebrarse en septiembre.

Parece importante participar en ese proceso de recogida de votos que, previo a la consulta, ha iniciado el Diario Vasco.

Si eres taurino o simplemente crees en la libertad, vota SI aquí

domingo, 14 de agosto de 2016

Cuaderno de notas (XCiX) Cruzarse cuesta trabajo



"Realmente cuesta trabajo 'cruzarse' con los toros, dar ese paso más; quizás porque nuestro inconsciente torero ignore que en el fondo se trata de una 'ventaja', dentro de o que cabe (no olvidemos que ante un toro las posibles 'ventajas' son siempre relativas). 

Al cruzarse con el toro y situarnos hacia el pitón de fuera, lógicamente, el engaño se sitúa todavía más hacia fuera -naturalmente, hablamos de la muleta-, con lo que al burel se le ofrecen dos opciones: irse al cuerpo, arrollando directamente (lo que no suele ocurrir), o efectuar una embestida 'centrífuga', es decir, con tendencia a alejarse del punto (el torero) alrededor del cual gira.

Cuanto más cruzado esté el torero, tanto más 'centrífuga' será la embestida. Si estuviera 'al hilo' sería 'centrípeta'; el toro se ciñe al cuerpo del torero (ver las figuras)"

GARRIGUES, Felipe "Abriendo el compás-Un paso adelante en el conocimiento del toreo" 
(1ª ed., Madrid, Alianza Editoria, págs. 46-47)